Peligros en la Frontera / Dangers On the Border


Tiny - Posted on 08 January 2013

Author: 
Ingrid de Leon/ PNN

Espanol sigue/ Scroll down for English

Por lo Amarillo del cielo, pienso que eran las seis de la tarde cuando nos reunimos en una casa hermosa. Aproximadamente eramos 50 personas mujeres hombres y niños , No podíamos dormir porque  los coyotess  nos dijeron que velaremos pues nuestra vida corría peligro, en cualquier momento se aparecen los narcos  y si  se duerme lo matan nos dijeron los coyotes.

Todos le pedimos a Dios  que  nos cuidara de los hombres  malos  y de los animales que nos quisieran hacer daño.

Aunque de todos modos  el ingambre de zancudos , Nos tenían en alerta por  los sumbidos en nuestros oídoss.

A las  cuatro de la mañana emprendimos el viaje caminamos entre milpas  y pastos.  El rosillo de  la mañana  nos mojo la ropa cuando la oscuridad desapareció nosotros estábamos  en la orilla de un rio el coyote nos dio una bolsa plástica a cada uno para que metieramos nuestra ropa, Todos en coro le dijimos "que dices nos vamos a quitar toda la ropa? Porque y para que ?"

El dijo, "es una orden quieren vivir o morir que no saben que la ropa mojada pesa y es fácil que el río los arrastre o se hundan en el"  dijo el coyote

Yo no me la quería quitar por vergüenza de que toda esa gente  viera mi cuerpo. Pero desde Guatemala yo traía un justan o fondo como le llaman otros  como pude me lo puse mientras me quitaba el pantalón cuando el coyote me vio  me gritóo yee guerra quitate eso o no pasas dijo y como yo muchas mujeres llorando se quitaban la ropa , El volteo sin medir consecuencias, pero el agua me cubrió asta el cuello y en ese momento me asuste cuando el coyote y la gente gritaron "porque lo hiciste estupida que no ves que tengo que medir el agua primero con esta vara para ver su profundidad" dijo el coyote pero yo ya no podía salir entonces todos como rebaño de vacas cruzamos el rio bravo.

Al estar en el otro lado dijo el coyote "ya estamos en Estados Unidos, Pero tu guerra tienes que esperar mis órdenes no hagas estupideces si quieres llegar a San Francisco  mira lo que acabas de hacer fue un milagro que no te hundiste te hubieses matado sola ,por algo soy el guia" dijo el muy enojado.

Yo aprendi la leccion cuando el dio la orden que corrieramos entre los espinales estaban los carros esperándonos.

Ami me metieron en una cajuela con cuatro hombres más yo sentía como si todo mi cuerpo estaba amarrada con lazos por lo apretados que íbamos pero en mi mente estaban mis hijitos pues no quería que se quedaran sin mamá o sea sin mi.

Después de un largo rato nos metieron en la una ventana  de una casa rodante donde había como 80 a 100 personas el vano parecía un chiquero  estaba sucio como un drenaje  pues había de todo desde pipi asta vómitos.

Y se imaginan el olor que se sentía parecíamos pollos en granja.

Gracias a Dios y a mi hermano Edgar que mandó el dinero y esa misma noche salimos de alli lo malo es que  uno de ellos dijo alguien viene y nos escondimos por unos 15 minutos masomenos.

Y la luna se perdió entre las nubes negras.

Todos afligidos caminamos porque la luna era la unica guia que traiamos pues el coyote dijo nosotros vamos al lado contrario de la luna y no se veía nada caminamos sin dirección  toda la noche y el día siguiente y otra vez la noche yo sentía que mis piernas estaban dormidas por tanta fuerza en el pantano y el dia siguiente mis fuerzas se fueron deteriorando porque no había comido dos noches y un dia todo ese tiempo sin comer porque como dije antes  un hombre de Veracruz me ofreció su ayuda pero a cambio de sexo pero como yo no quise le puso sudor saliva y moco alas tortillas y me las dio  por eso yo no comí  se las regrese por la cara.

Cuando la noche llegó nos reunimos con  el otro grupo  que salió la noche siguiente pues ellos no se perdieron como nosotros , Ellos llegaron antes y estaban sentados y con sonrisas , Yo quize hacer lo mismo pero ese momento todos empezaron a caminar me sentí quebrada porque no pude pense descansar.

Seguí  caminando y llorando mi cuerpo se estaba deshidratando mas y mas  pero  me corazon sonrio cuando a lo lejos vimos una luz tan pequeña como la de una luciérnaga pensabanos que estábamos cerca de la ciudad

pero el coyote dijo si no se apuran no llegaremos antes de las 5 de la mañana  dijo y apenas eran como las ocho de la noche pero esa luz nos motivo a seguir pues entre mas avanzamos mas grande se veía  la luz sabemos que nos estábamos acercando pero como a la una de la mañana mis piernas ya no me respondieron empeze  a pedir ayuda como cuando un niño empieza a caminar y nadie me ayudo no pude levantar los pies sentía como si hubiese pegamento en la tierra mis pies se sentían  tan pesadas como un quintal de papas en cada pie cada vez más pesado hasta que caí como un árbol por la tormenta allí tirada segui pidiendo ayuda y nadie me ayudaba eran como 60 personas y de todas ellas nadi Ni si quiera el coyote que estaba ganando como cuatro mil dolares me ayudo el dijo lo siento pero por ti no voy a perder todo que te coman los animales hasta aqui llegastes dijo y se dio la vuelta y se fue.

Ese momento mis ojos se bañaron en un mar de lágrimas saben lo que llego a mi mente mis hijos  mi mamá llore si claro que llore mas cuando escuche los lobos a lo lejos. Intenté levantarmee pero no podía pues la gente ya había caminado sobre mi como si hubiese sido un objeto o un papel que no sirve pero en ese momento llego a mi mente el nombre del ser más poderoso del mundo Dios llorando le dije padre perdoname se que te e fallado pero te amo y te necesito , Levante la mirada al cielo y en la luna llena vi una cara y escuché una voz que me dijo levántate seguí llorando y le pedi perdon por confiar en los hombres y no en El y le dije si tu me ayudes a llegar a aquel lugar  yo te prometo servirte hablar de lo que tu hiciste en mi vida y de nuevo escuche la voz diciendo levántate y van hacia la derecha sentí una mano sobando la cabeza  me levante  y no me dolía a nada corri  y los alcance cuando estaba enfrente del coyote el me grito que haces aqui tu estas muerta dijo  yo le dije fijate que no porque Dios mi padre me ayudó después de eso  llegue Huston  pero aun allíi estaba en peligro estuvimos encerrados en una casa por una semana parecíamos puercos de engorda porque nos daban comida por montones para engordarlos luego las que venimos para california nos separaron y nos llevaron a otra casa allí nos estaban obligando a tener sexo con unos hombres que les decían los gordos y el flaco fue traumante todo esto  pero aun no se compara con lo difícil que es hablar con Obama y convencerlo que de una amnistía para todos parece que el es mas dificil que todas estas cosas que tuve que pasar al cruzar el Rio Bravo.

 

Ingles Sigue/English Follows

The  sky was yellow and it was six in the evening when we met in a house about 50 people, men, women and children, could not sleep because we were told by the coyotes our life was in danger  meaning in whatever moment if a drug trafficker showed up we could be killed.

We all asked  God to take care of us from bad guys and the animals that to wanted to hurt us.

At four o'clock we started our journey we walked through the fields and pastures in the morning we wet our clothes when we were on a river shore the coyote gave us a plastic bag  and told everyone to take off our clothes, or if we wanted to die he said didn’t we know that wet clothes weighed and we could easily be arrested since it could slow us down. 

I did not want to expose my body and have everyone see it. But from Guatemala I brought a joust or background as they call it and as I could while I took off my pants. many women were crying at they took off their clothing.

We crossed the Rio Grande and upon arriving on the other side the coyote said we were in the U.S. The Coyote told me to not do any stupidities if I wanted to get to San Francisco.

I was put in a trunk with four men but I felt like my whole body was tied with rope so tight.

After a while we got went through  a window of a mobile home we were about 80 to 100 people and the place was a  pigsty it smelled of urine and vomit. I felt like I was in a chicken coop.

Thank God my brother Edgar actually deposited money that  night which allowed us to leave that horrid place. 

All walked afflicted because the moon was the our only guide and it had disappeared in the grey clouds. We walked all night and the next day I felt that my legs were asleep due to the fact that for the past two days I had not eaten. A man from Veracruz offered me food but for sex in return, but i put sweat, saliva, and mucus on the tortillas he handed me which he just ended up giving me but I did not and threw them at his face. 

I felt broken because I thought I could not rest I kept walking and my body was crying and become weaker more and more but my heart also smiled when we saw a light far but small and

thought we were close to the city. The coyote said we would not  arrive before 5 in morning and it was just eight in the evening but that light motivated us.  At about one o'clock in the morning my legs felt like they were stuck, like glue was stuck. And I kept asking for help but no one would help me. The coyote came to me and said he was sorry but he was not going to rin all of this for me. He told me the animals were going to eat me, and with that he left. That’s when my eyes were bathed in a sea of tears I started crying and crying and in my mind came my children my mother . I called on the name of the most powerful in the world, God. Weeping I asked the father to forgive me and I love you and missed you I apologized for trusting men and not him and said if you allow me to reach my goal place and I promise to serve you in my life and the I heard  a voice say you get up and go as I felt a hand rubbing my head. Sudenly I was able to get up and run. I ran and caught up with the group and the coyote told me I should've been dead and I told him that God thad helped me. 

We came to Houston but still there was in danger being locked in a house for a week like pigs being fattened. We then came to California separated us and took us to another house. There we were forced to have sex with men they called the fatty and skinny. But all this was traumatizing but does not compare to what it it to talk with Obama and convince him of an amnesty and it seems very difficult harder than anything i have gone through and i have crossed the Rio Bravo. 

PNN RADIO

Sign-up for POOR email!



Syndicate content